CONOCIENDO LOS MUNICIPIOS

DE SANTA CRUZ - BOLIVIA

San José de Chiquitos

San José de Chiquitos, localidad del sureste de Bolivia, capital de la provincia de Chiquitos, situada en el departamento de Santa Cruz, que se inscribe en la región de los Llanos de Chiquitos. Al suroeste de San José se halla el Parque nacional Santa Cruz la Vieja. La localidad se comunica por ferrocarril con la capital departamental, Santa Cruz de la Sierra, situada unos 200 km al oeste, y con la ciudad brasileña de Corumbá, unos 370 km al sureste. Constituye el centro comercial de una rica región agropecuaria, con industria ligada a esta actividad, así como a la producción de licores y aguardientes, calzado y tejas. Cuenta también con minas de oro en sus alrededores. Posee una bella iglesia que atestigua su pasado como misión jesuítica. Población (1992), 14.318 habitantes.
Monumental Iglesia ¡!!

Javier Monroy posando frente a la Iglesia de San José de Chiquitos

En la plaza principal, una cruz muy antigua

Un monumento a Warnes
Panorámica de su bonita plaza

Pintoresco pintado de sus casas alrededor de la Plaza ¡!!

Ing. Javier Monroy junto al Alcalde de San José el Dr. Germain Caballero “quien fuera Director Municipal de Deportes de SC” durante la inspección de las obras del sistema de agua potable

Una calle de San José de Chiquitos

Una calle de la plaza principal con pintorescos pintado de sus casas.

San José de Chiquitos, localidad del sureste de Bolivia, capital de la provincia de Chiquitos, situada en el departamento de Santa Cruz, que se inscribe en la región de los Llanos de Chiquitos (GEOGRAFÍA, Al norte de la región, en el área de influencia amazónica, predominan los árboles de gran tamaño y con maderas de notable valor comercial, como la caoba, además de palmeras productoras de aceites y resinas, y plantas de las que se obtiene el caucho. Hacia el sur, en la zona del Chaco boreal, predomina la vegetación arbustiva, con especies resinosas, como el palo santo y el quebracho, y de maderas duras, como el algarrobo, acorde con la disminución de las precipitaciones de noreste a suroeste. La región goza de un clima templado, resultado del continuo intercambio de masas de aire polar y ecuatorial, y del consecuente desplazamiento de las precipitaciones de sur a norte. La economía de los Llanos de Chiquitos se basa en una agricultura diversificada, centrada en los cultivos de soja, algodón, caña de azúcar, arroz, maíz, yuca y frutas tropicales, además de contar con una importante actividad ganadera.
HISTORIA Despoblada durante muchos años, la región de los Llanos constituyó un refugio para numerosos indígenas hasta su colonización. Los habitantes de los Andes centrales nunca ejercieron influencia sobre la cultura de los Llanos; de hecho, la angosta franja ocupada por las tierras de Los Yungas supuso una barrera entre las planicies y las áreas montañosas. Sin embargo, no ocurrió así con los misioneros jesuitas, presentes en la región desde 1690. En 1731, había en la provincia de Chiquitos siete misiones jesuíticas con 12.000 indios, además de las veintiuna de Moxos, con 35.250 nativos. La desaparición de estas misiones y, posteriormente, la crisis en el mercado del caucho (1913) representaron dos importantes episodios dentro del proceso de decadencia de la economía llanera. En la década de 1930, la región se convirtió en el escenario de un cruento enfrentamiento entre Bolivia y Paraguay. Testimonio del esplendor alcanzado por las misiones jesuíticas son las iglesias de antiguos pueblos, como San José de Chiquitos, Concepción, San Javier, San Miguel, San Ramón o Santiago de Chiquitos, entre otros, que constituyen magníficos ejemplos de la arquitectura colonial de Bolivia. En el sector oriental de los Llanos, los indígenas permanecen en sus territorios originales y conviven con una población criolla, aunque con pocos contactos entre ellos. Éste es el caso de algunos grupos ayoreo, que habitan en las áreas desérticas (Limón, Tatarenda, Ipitá, Iguaipayté y Aguaraigua) cercanas a la frontera con Paraguay, en el suroeste de la región.). Al suroeste de San José se halla el Parque nacional Santa Cruz la Vieja. La localidad se comunica por ferrocarril con la capital departamental, Santa Cruz de la Sierra, situada unos 200 km al oeste, y con la ciudad brasileña de Corumbá, unos 370 km al sureste. Constituye el centro comercial de una rica región agropecuaria, con industria ligada a esta actividad, así como a la producción de licores y aguardientes, calzado y tejas. Cuenta también con minas de oro en sus alrededores. Posee una bella iglesia que atestigua su pasado como misión jesuítica. Población (1992), 14.318 habitantes. Misiones jesuíticas, misiones constituidas por la Compañía de Jesús, que se establecieron como un sistema de reducción indígena en una extensa área entre Paraguay, Argentina y Brasil a partir de una primera experiencia llevada a cabo en Juli (Perú) en 1576, y que concluyeron en 1767, con la expulsión de los jesuitas de los territorios españoles por Carlos III.

Para la organización de estas misiones, que también fueron conocidas como 'reino jesuítico', se partió de la idea de que se trataba de una conquista espiritual, realizada al margen de los intereses de la encomienda, y por lo tanto en conflicto con la sociedad colonial. En 1639 se publicó la obra del padre Antonio Ruiz de Montoya, Conquista Espiritual, en la que se resumían todos los planteamientos teóricos. En 1609 se estableció la primera en San Ignacio Guasú, Paraguay, y le siguieron otras cuarenta fundaciones situadas en torno a los ríos Paraná, Uruguay y Tape que, a mediados del siglo XVIII contaban con cerca de 150.000 habitantes.

La población guaraní, seminómada, tuvo que variar su forma de vida y reunirse, bajo la dirección de los religiosos, en pueblos de indios dispuestos en torno a una plaza en la que se celebraban todos los acontecimientos públicos. En ellos las viviendas colectivas sólo servían para almacenar los enseres, ya que la vida transcurría al aire libre. Estos pueblos contaban con iglesia, colegio, talleres de diferentes oficios artesanales, hospitales, cementerios y casa para viudas y estaban rodeados por tierras dedicadas al cultivo intensivo, especialmente de la yerba mate, que era uno de los elementos fundamentales del comercio, libre de impuestos, con la sociedad colonial. La economía se organizaba a partir del trabajo y la participación comunitaria de los bienes y el intercambio se establecía a través de la reciprocidad entre sus miembros y los diferentes pueblos. El guaraní fue la lengua empleada para la enseñanza y la práctica de la doctrina cristiana.