Jorge Añez
Edad: 18 años
Título: Campeón nacional sub 20
Estudios: U. Católica (Ing. Comercial)
Lugar de nacimiento: Santa Cruz
Datos: En 2002 y 2003 ganó el título nacional sub 18. Lleva cinco años
entrenando en la asociación.
Pablo Vargas
Edad: 11 años
Título: Campeón Nal. sub 12 y sub 14
Estudios: Col. Fe y Alegría La M. (6to B.)
Lugar de nacimiento: Santa Cruz
Datos: En 2003 fue campeón nacional sub 10 , sub 12 y del intercolegial. Entrena en la ACA desde los 8 años.
Carla Añez
Edad: 9 años
Título: Campeona nacional sub 10
Estudios: Colegio Uboldi (4 to B.)
Lugar de nacimiento: Santa Cruz
Datos: Campeón departamental sub 12 y sub 14. Lleva sólo cuatro meses entrenando en la escuela de la ACA.
Fernando Chávez
Edad: 17 años
Título: Campeón nacional sub 18
Estudios: Colegio La Salle (4to M.)
Lugar de nacimiento: Santa Cruz
Datos: En 2000 ganó el nacional sub 14. El año pasado fue subcampeón de la sub 20. Entrena cinco años en la ACA.
Mario Ágreda
Edad: 15 años
Título: Campeón nacional sub 16
Estudios: Col. Domingo Leigue (2do M.)
Lugar de nacimiento: Santa Cruz
Datos: Comenzó a entrenar el año
pasado y es el primer título que logra en su corta carrera de ajedrecista.

Extraído del Diario El Deber, 12 de abril de 2004

MENTES BRILLANTES

Cruceños que hacen historia

Figuras. Cinco cruceños registraron la mejor campaña de la historia en el ajedrez local, ganando seis nacionales


Oscar Uriarte Pérez

Después de muchos años en la subordinación, el ajedrez cruceño construyó su propia monarquía a base de talento y trabajo. En menos de cuatro meses, cinco pensadores locales conquistaron seis títulos nacionales en diferentes categorías, registrando la mejor campaña que un equipo haya logrado en la historia del ajedrez cruceño.
Carla Añez (sub 10), Pablo Vargas (sub 12 y 14), Mario Ágreda (sub 16), Fernando Chávez (sub 18) y Jorge Añez (sub 20) hicieron posible este gran logro.
“En años anteriores nuestros jugadores ganaban algunos torneos, pero nunca habían arrasado como este año. Si bien no ganamos los títulos en damas y varones, pero tenemos títulos en todas las categorías, excepto la de mayores, que aún no se disputó”, aseguró el presidente de la Asociación Cruceña de Ajedrez (ACA), Javier Monroy.
Según el dirigente, el secreto para lograr esta buena campaña es mantener a los deportistas en la práctica y en las competencias. “Por eso permanentemente estamos organizando torneos. Siempre fui un convencido de que se puede elevar el nivel con práctica, práctica y más práctica”.
Otra de las razones para que los ajedrecistas de categorías inferiores hubiesen mejorado su juego, es que compitan con deportistas experimentados o personas que los superen en edad, como es el caso de Pablo Vargas (11 años) y Carla Añez (9) que se miden con adultos.
Producto de este experimento se ha visto surgir una nueva camada de ajedrecistas, como Fagina Mustafá, Carlos Colquehuanca y Javierito Monroy, quienes en el futuro serán los encargados de defender la monarquía cruceña.
A pesar de la conquista, Santa Cruz no baja la guardia y tiene la mira puesta en el título nacional de la categoría mayores, que se disputará en la capital oriental, del 28 de julio al 8 de agosto.
Para esa oportunidad llegará el maestro internacional Oswaldo Zambrana (Sucre), que actualmente disputa torneos en el exterior, para defender su título, dificultando el ataque cruceño. Sin embargo, los locales tienen en Johnny Cueto un arma secreta para contrarrestar el poderío del pensador que representa a la capital de la república.
“Johnny está trabajando y jugando torneos en España. Es posible que llegue al nacional de mayores para defender a nuestro equipo”, dijo Monroy.
Pero antes de jugar, Santa Cruz ya ganó la confianza de la Federación Boliviana de Ajedrez (FBA) que por segundo año consecutivo le confía la organización del torneo más importante del país, de la categoría mayores.

Una limpieza por fuera y por dentro

Los salones de la Asociación Cruceña de Ajedrez fueron los primeros en someterse a una limpieza visual. Con recursos que se generaron en los diferentes torneos y el aporte de algunos socios e instituciones deportivas se logró pintar los dos ambientes, ubicados en el complejo Gilberto Menacho.
Además, se ambientaron los escenarios con piezas de ajedrez, que formadas en cemento, adornan las paredes. También se refaccionaron los baños.
Otro de los trabajos que demandó inversión económica fue la separación de los ajedrecistas fumadores, sin discriminarlos de los no fumadores. Se instaló una mampara en el salón de la planta baja, que crea dos ambientes. En el de los fumadores incluso se les dotó de un extractor de humo.
“Al comienzo los fumadores se quejaron, alegando discriminación, y los no fumadores pedían la separación desde hace varios años. Al final todo terminó en paz, porque ambos tienen su espacio”, argumentó Javier Monroy.
La limpieza interna responde al esfuerzo que pusieron los deportistas por ocupar sitiales importantes a nivel nacional. Ahora su imagen es de equipo fuerte, candidato para conquistar cualquier título por equipo.

 Opinión

Javier Monroy / Presidente de la ACA

Los sueños se hacen realidad

Siempre he sido un apasionado del ajedrez. Aprendí a jugar a los 10 años y a los 15 comencé a competir, pero nunca se me pasó por la cabeza llegar a dirigir la asociación, hasta que un día tuve un sueño. No lo recuerdo con exactitud, pero al despertar estaba convencido que debía ser el presidente de la Asociación Cruceña de Ajedrez (ACA).
Recuerdo que sólo faltaban diez días para las elecciones y el otro candidado (Carlos Fernando Paz) ya estaba terminando toda su campaña. Comencé a mandar cartas a todos los ajedrecista comprometiéndome a elevar el nivel del ajedrez cruceño, masificarlo y mejorar la infraestructura de la ACA.
Al conocer el resultado de las elecciones quedé sorprendido, porque había ganado con 68 votos contra 36 de Paz. En ese momento terminó el sueño y me sentí muy comprometido con los deportistas que habían confiado en mí y no podía defraudarlos.
A pesar de que mi gestión recién termina en mayo del próximo año, creo que he cumplido a cabalidad con lo que había prometido, y reflejo de ello es que nuestra asociación es considerada la de mejores condiciones en Bolivia para entrenar y competir.
Además, los títulos que ganaron nuestros ajedrecistas este año es el reflejo del trabajo en equipo. De los entrenadores, de la dirigencia que les da las condiciones, y de ellos mismos que cada día se esfuerzan más por lograr el mismo objetivo: ser una potencia nacional.
Sacrifico el tiempo que le pertenece a mi familia para estar en la asociación, por eso no sé si volveré a presentarme como candidato en 2005. Pienso en mis objetivos inmediatos. Quizás lo haga, si vuelvo a soñar.

Un poco más

Biblioteca: Uno de los objetivos del presidente de la asociación, Javier Monroy, es la creación de una biblioteca especializada. Hasta el momento ya logró reunir 40 libros, pretende llegar a 150.
Activo: Monroy es uno de los pocos titulares de una asociación que continúa en actividad. También lo hacen Reyes Seleme (automovilismo), Adolfo Paz (pelota frontón), Lidia Mayser (voleibol), entre otros.
Inversión: La Asociación Cruceña de Ajedrez gastó aproximadamente $us 4.000 en la refacción de sus instalaciones y compra de material deportivo. El dinero se recaudó en los diferentes torneos y de los aporte de socios.
Derecho: Todos los campeones nacionales tienen el derecho de participar en el torneo nacional de la categoría mayores, en el que compiten los ajedrecistas más experimentados de Bolivia.
Crédito: Si bien el logro es fruto del esfuerzo de cada deportista, Monroy no dejó de destacar el trabajo que realizan el entrenador de la asociación, Ronald Campero, y el de la escuela, Manfredo Daza.
Apoyo: A pesar de que varias actividades fueron apoyadas por la UDD, la empresa privada brilló por su ausencia. “Muchas veces me rechazaron. Espero que con estos títulos crean en nosotros”, dijo Monroy.